Conductismo
 La participación en un acto social, es la variación en la frecuencia de algunos patrones conductuales.

El conductismo es la principal filosofía tras la actual Psicología.  Sus orígenes se remontan a las primeras décadas del siglo pasado, cuando J. Watson propuso cnvertir a la Psicología, definitivamente, en una ciencia, empleando los procedimientos y lenguaje propios de la aproximación científica a la realidad.  Con esto, se rompía completamente con los métodos especulativos y se abría la posibilidad de que el ejercicio psicológico ganara una respetabilidad comparable a la de las restantes profesiones.

Las proposiciones generales del conductismo pueden plantearse en tres grandes puntos:

  • El punto de partida de estudio, es la conducta concreta, el hecho que se tiene frente, no los supuestos sobre el hecho.
  • A este hecho se le puede y debe aplicar el método científico.
  • Ese hecho cambia según leyes naturales, que pueden ser determinadas y usadas para el bienestar de las personas.

A priori, la ciencia debe estudiar datos empíricos, reales, por lo tanto, la Psicología deberá hacerse cargo de su objeto de estudio, en la medida en la cual sea observable y medible.  La conducta puede ser estudiada como cualquier otro objeto de estudio, y puede ser operacionalmente descrita y cuantificada, como cualquier otro elemento de la realidad. Y conforme se van desarrollando nuevos métodos e instrumentos de observación de hechos de la conducta, se hace posible estudiarlos en forma sólida.


Los llamados estados de conciencia, no podían, en tiempos de Watson, ser considerados metodológicamente como objetos de estudio científico, ya que no reunían las características objetivas que definen a éstos.  Su casi exclusiva forma de observación era la instrospección, la fisiología de la conducta estaba en ciernes y la investigación experimental cognitiva aún no empezaba.  Todo eso ha cambiado. Hoy en d�a, el término “conducta” se emplea en sentido amplio y no referido únicamente a conducta motora.  Cualquier sistema de órganos y cualquier tejido posee un determinado comportamiento, susceptible de descripción, medición y estudio científico.


La conducta, como todo hecho, ocurre de una manera legal.  Se conecta funcionalmente con otros eventos y puede ser predicha y controlada.  La Psicología debe tener como meta esencial el descubrimiento de dichas leyes. Y la conducta es básicamente modificable, mediante el empleo deliberado de los conocimientos de sus leyes.  Esta capacidad puede usarse en diferentes ámbitos para producir bienestar para las personas.

Las leyes básicas de la conducta, especialmente de cómo esta cambia, son similares para el hombre y otros animales.  Por lo tanto, puede usarse ventajosamente animales para experimentos de laboratorio.  Esto permite satisfacer exigencias éticas (cuando se podría producir daño a las personas), hacer réplicas múltiples de los experimentos y asegurar la no presencia de variables intervinientes conocidas. Siempre que sea posible, es conveniente usar la experimentación de laboratorio, ya que ahí se puede controlar mejor las variables que en el medio natural, lo cual permite explorar más eficazmente en busca de las relaciones funcionales que existan.


El conductismo ha influido
poderosamente sobre varias ciencias de la conducta y sus efectos permanecen, a pesar de corrientes anticientíficas al interior de las disciplinas.  No para imponer la ciencia como única manera de ver el comportamiento, sino para darle a la ciencia un lugar en su estudio y comprensión.


Bibliografía recomendada

SKINNER., B. 2002.  Beyond freedom & dignity. Hackett Publishing Company: Indianapolis. 240 págs. (1971).




Ciencias de la conductaMensaje al profesorCentral de apuntes


© 2010-2017 Conducta.cl.  Todos los derechos reservados.