Cultura
Cuasimodo de Renca, expresión de cultura chilena. La Cultura es el conjunto de productos de la actividad humana, que a su vez  circunscriben la forma en la cual dichas actividades se darán. Incluye tanto la producción artística (Aquello que la población con menor formación académica identifica como la única acepción de "cultura"), así como la científica, tecnológica, alimentaria (Tanto de ingredientes producidos, como a la forma en la cual se los prepara y consume), intelectual, conductual (costumbres), etc.  Permite vincular, segregar y  caracterizar a las personas de un determinado entorno físico y contexto económico e historico. Entre sus elementos más distintivos se encuentra el folklore de un área y sus expresiones colectivas, como ha llegado a ser, por ejemplo, la práctica del cuasimodo en Renca (Santiago), Chile.
Una cultura tiene sus raices en la convivencia prolongada de un grupo social, en un lugar y momentos determinados.  Un componente sustancial es el idioma y los giros idiomáticos que se comparten.  El dialecto forma parte inseparable de una cultura, más que el idioma materno, permitiendo reconocer a quienes forman parte de ella y quienes no, conformando barreras de lenguaje.  Por ejemplo, las diferencias que se observan entre las culturas de paises latinoamericanos, que aún compartiendo el español, pueden llegar a no entenderse fácilmente por el valor local de los términos e incluso por términos diferentes e idiosincrásicos.

La vías principales de transmisión de una cultura, son la socialización y la educación.  La primera se ha supuesto en innumerables ocasiones como privativa de la familia nuclear y la segunda como una atribución de la sociedad.  Sin embargo, no puede negarse el aporte del conjunto de parientes, pares y educadores en la socialización, ni me nos desconocerse el aporte de los padres en la educación.  Incluso, estos últimos pueden ser agentes educacionales más efectivos que los de cualquier colegio o escuela.

Una cultura se encuentra usualmente segmentada en subculturas, las cuales agrupan miembros que comparten el uso y la producción  preferenciales o exclusivas de una parte de los componentes de la cultura madre.  Se originan algunas veces en procesos migratorios o de reagrupamiento de etnias, que comparten un idioma y costumbres minoritarias, pero que establecen relaciones laborales, civiles, de parentesco, etc., con los demás miembros de la sociedad.  Es el caso de las colectividades peruanas, argentinas, americanas, etc., en Chile, país bajo una alta tasa migratoria.

Otras veces, una subcultura se organiza en torno a opciones de estilos de vida, que facilitan la preferencia de los miembros de unos por otros.  Esta elección recurrente los lleva a compartir experiencias comunes y a construir significados e incluso terminologías propias. Observamos eso en la subcultura gótica en varios países europeos y latinoamericanos.  La creciente expansión de Internet facilita el encuentro y la reunión entre personas que comparten similares preferencias de alimentación, vestuario, políticas, religiosas, etc.,  formándose vastas culturas virtuales más extensas y eventualmente más significativas para el futuro, que aquellas dadas por las fronteras nacionales.

La cultura contemporánea está siendo rápidamente desplazada por una forma más rica y productiva de convivencia.  Todo aquel que domine el uso sencillo de Internet formará parte de la construcción de la cultura emergente.


Bibliografía recomendada

HEBDIGE, D. 2004. Subcultura: El significado del estilo. Paidos Ibérica. Barcelona. 259 págs.




Ciencias de la conductaMensaje al profesorCentral de apuntes


© 2010-2014 conducta.cl.  Todos los derechos reservados.