Enfermedades de transmision sexual.
   Publicidad del Comite Independiente Anti Sida

Las enfermedades venéreas, infecciones de transmisión sexual  (ITS) o enfermedades de transmisión sexual (ETS) constituyen un conjunto de enfermedades que como regla general resultan de riesgo severo para la vida y/o la integridad humanas, que pueden pasar inadvertidas para terceros y que se transmiten en forma exclusiva o casi exclusiva a través de las relaciones sexuales (cuando una de las personas está infectada).  Dejaremos fuera algunas enfermedades que pueden transmitirse mediante las relaciones sexuales, como meningitis, pues no es para ellas la primera vía de contagio.

Unas cuantas ETSs poseen tratamiento con cierta efectividad, pero otras apenas poseen paliativos, que buscan mejorar las condiciones de vida, pero no la enfermedad.  Algunas de las enfermedades venéreas más relevantes por su incidencia y/o el daño que pueden provocar son la gonorrea, la sífilis, herpes genital y el SIDA.

  • Gonorrea.  Causada por el gonococo de Neisseria.   Se  percibe urinación dolorosa e inflamación en los canales urogenitales.  Puede provocar esterilidad permanente en varones y en mujeres, si no es tratada oportunamente.  Además, puede producir ceguera en recién nacidos de madres infectadas.

  • Sífilis.  Causada por el Treponema pallidum.  Ataca el sistema nervioso, huesos y varios órganos internos.  Si la enfermedad avanza, puede derivar en alteraciones medulares, parálisis progresiva, ceguera, e incluso llevar a la muerte.  Los hijos de embarazadas con la enfermedad, pueden nacer (si nacen) con daño cerebral y/o en órganos sensoriales.

  • Herpes genital.  Es causado por el virus HSV-2.  Su manifestación más conocida son erupciones con algún grado de comezón y dolor, en áreas genitales, aunque pueden extenderse a otras zonas.  Las molestias causadas, así como las costras posteriores y el riesgo de infecciones secundarias, forman un cuadro limitante.  También se puede observar dolores de cabeza, fatiga y dolores musculares, en forma parecida a la gripe.  En numerosos casos se observa encefalitis, mielopatías e incontinencia, como complicaciones adicionales. En hijos de infectadas se ha reportado daño cerebral.  No se conoce cura definitiva.

  • SIDA.  Es causada por el virus de la inmunodeficiencia humana.   Una vez producida la infección, por contacto sexual con una persona infectada, puede pasar algunos años sin síntomas.  Sin embargo, una vez que el virus se activa en el organismo, ataca el sistema de alarma y defensa del cuerpo, dejándolo indefenso ante infecciones.  A partir de ese momento se puede encontrar infecciones oportunistas y desarrollo de Sarcoma de Kaposi.  Algunos fármacos, como el AZT pueden reducir la replicación del virus, pero no curar la enfermedad.  Eventualmente, las enfermedades infecciosas ganan la batalla y el sujeto muere.  Los hijos de embarazadas infectadas tienen una alta probabilidad de heredar el virus.

En necesario hacer notar que estas enfermedades pueden ser contagiadas por portadores asintomáticos.  Los rasgos visibles , las simpatías manifiestas y la vida públicamente conocida de las demas personas, no son factores de seguridad.

Aunque existan otras vías de contagio posibles, son por mucho la minoría de los casos.  Las transfusiones de sangre, o el contacto con servicios higiénicos no aseados, o compartir objetos de uso personal, suceden raramente y más raramente causan una infección de una ETS.  En forma muy directa, se puede decir que las ETS's se transmiten de una forma conocida y son muy fácilmente evitables mediante la simple abstinencia sexual o el sexo entre personas sanas y fieles.  Una opción de mínima voluntad, madurez y amor por la vida puede preservar la integridad de la salud propia y de los seres queridos.

Existen otras formas que reducen en forma parcial la probabilidad de contagio, como el uso de preservativo.  Además,  algunos medicamentos pueden ayudar en muchos casos.  Y se investiga, aunque con fracasos hasta ahora sobre vacunas hasta para el SIDA.  Sin embargo, la primera línea de prevención es, en todo caso, no exponerse a situaciones de riesgo sanitario y vital.


Bibliografía recomendada

SANCHEZ, C. 1995. Juventud en éxtasis. Ediciones Selectas Diamante: México. 187 págs.




Ciencias de la conductaMensaje al profesorCentral de apuntes

© 2010-2011 Conducta.cl.  Todos los derechos reservados.