Perjuicio causado por el ruido
 Una chica se cubre los oidos desesperada ante el ruido de un parlante


El ruido (música a alto volumen o impuesta por terceros; ladridos a repetición; tronar de herramientas, etc.), los sonidos intensos, las vibraciones ("retumbar" producido por parlantes de tamaño exagerado), pueden provocar múltiples daños a la salud física (auditivos, enfermedades psicosomáticas, agudización de cuadros clínicos, muerte anticipada, etc.) y mental (exacerbación de síntomas de neurosis, pérdida de concentración, dificultades de aprendizaje, etc.).

Una lista no exhaustiva de los perjuicios causados por los ruidos molestos, incluye los siguientes, largamente demostrados por numerosas investigaciones sobre el tema:

  • Dificulta la comunicación entre las personas, disminuyendo gravemente la calidad de la emisión, recepción, procesamiento e interpretación de la información.
  • Constituye un factor estresógeno y un riesgo severo para la salud de las personas.  Puede provocar enfermedades psicosomáticas y dificultar la mejoría de patologías en curso.  Puede provocar y agudizar cuadros cardiovasculares.
  • Puede afectar el desarrollo y la salud de animales domésticos, a menudo con sentido auditivo más sensible que el humano, causando inquietud, agresividad, e incluso problemas fisiopatológicos.  Muchos animales tienden a vivir menos bajo condiciones de sonido intenso.  Si Ud. tiene un perro, tiene un gran motivo para luchar contra los ruidos molestos.
  • Perjudica los procesos de enseñanza y aprendizaje, afectando la concentración, memoria y razonamiento de las personas.  Toda fuente de ruido debe ser alejada de centros de salud y enseñanza.
  • Deteriora procesos del desarrollo cognitivo. La exposición frecuente a sonidos intensos impide el adecuado desarrollo de las capacidades en las personas, siendo los chicos los mas afectados. Si tiene hijos creciendo, aleje a los ruidosos.

Lo anterior implica una reducción radical de la calidad de vida de la comunidad, incluyendo tanto a residentes como a transeuntes.  Es, por lo tanto, no sólo un atropello a la libertad de cada persona de elegir qué escuchar y qué no escuchar, sino también un daño evitable y que sólo puede conducir al rechazo de las personas.

En muchos paises, la legislación contempla diversas formas de limitación para las fuentes de contaminación acústica y para los ruidos molestos.  La creciente conciencia del derecho básico de los ciudadanos, a vivir en ambientes libres de contaminación, o al menos no claramente dañidos para la salud y el bienestar de las personas, ha dado lugar a que se conciba las conductas ruidosas como innecesarias, perjudiciales y/o punibles por la ley.  Tomando como ejemplo el caso chileno, los ruidos molestos se encuentran sancionados por la ley desde la Constitución Política de la República en adelante.  Algunos elementos legales relevantes como marco de referencia, son los siguientes:

  • La Constitución Política, artículo 19 Nº 8, asegura a todas las personas el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación.
  • Ley General de Medio Ambiente, que es el marco o base de todas las normas ambientales.  Se establece el ruido como contaminante, toda vez que disminuye la calidad de vida de la población y pone en riesgo su salud.
  • Decreto Nº 146, de 1998, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que regula la emisión de ruidos por fuentes fijas, por ejemplo una industria o comercio establecido.
  • Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, en diversas partes, por ejemplo el Artículo 5.8.3.  La especial indicación sobre fuentes de ruido, así como la obligación de que este sea controlado a fin de no causar molestias ni daños a las personas, nos recuerda lo importante del punto.
  • El Ministerio del Medio Ambiente, en su Decreto 38, establece las exigencias mínimas sobre niveles admisibles de emisión de ruidos por parte de fuentes fijas. Se hace notar que es una legislación piso para lo que apliquen y complementen en los Municipios para controlar el problema.

  • Además, a nivel internacional:
  • Las Guías para el Ruido Urbano de la OMS (1999) sintetiza el vasto resultado de múltiples investigaciones que demuestran el daño causado por el ruido y sienta bases mínimas para la limitación de tal flagelo por parte de las autoridades nacionales.

Es muy importante saber que no es necesario que sea un sonido de volumen completamente insoportable, ni que duelan los oidos, ni que vibren los objetos, para que deba ser suprimido. Los sonidos de alta intensidad, producen daño mucho antes de ser fastidiosos.

Si conoce alguna situación de ruidos molestos o de sonidos que inavadan su espacio, generados por terceros, haga presente y comparta su molestia con su entorno cercano, si la persona ruidosa no corrige su conducta dentro de un lapso breve, concurra o llame a la policía de su país.  Hágales saber el problema en detalle.  No espere que a que el vecino ruidoso mejore su comportamiento o tome conciencia del injusto daño provocado, pues eso puede tardar demasiado tiempo.  Si hay tribunales especiales para el caso, concurra a realizar la denuncia o al menos a dejar constancia de las molestias y riesgos de las cuales es víctima.  En caso de ser necesario, exija reparación e indemnización por daños y perjuicios.

Poner fin a las fuentes de ruidos molestos es tarea de todos.  Un ambiente libre de contaminación, es un bien común valioso.


Enlaces recomendados:

El ruido afecta nuestra salud. Un llamado de atención, desde las ciencias de la salud, sobre el ruido.

Qué hacer ante ruidos molestos. Breves indicaciones sobre cómo defenderse de vecinos ruidosos.




Ciencias de la conductaMensaje al profesorCentral de apuntes


© 2014-2017 conducta.cl. Todos los derechos reservados.